Sala de prensa

¿Quienes sois y de qué trata vuestro proyecto?

En DedoCar hacemos una app que ayuda a la gente a compartir sus viajes en coche al trabajo, para que ahorren y se libren de problemas.

En vez de tirar el dinero y congestionar la ciudad, yendo cada uno solo en su propio coche, ahora pueden aprovechar fácilmente los asientos libres (que antes desperdiciaban), y dividir entre varios los gastos de mover un solo coche.

Además, a medida que más gente comparte sus viajes, se mueven muchos menos coches, los viajeros sufren menos atascos de tráfico en la hora punta y menos dificultades para aparcar en el trabajo, y todos en la ciudad tienen menos contaminación.

¿Qué valor diferencial aportáis al sector?

DedoCar (más que un “BlablaCar para compartir coche al trabajo”), es una app mucho más ágil, que reinventa el auto-stop para ayudarte a “ir a dedo” por la ciudad.

Pulsas un botón, y te encuentra al compañero de viaje ideal al momento.
No tienes que publicar y negociar el viaje con antelación, y luego acudir a tiempo a una cita.
Tampoco te tienes que comprometer con nadie, para ir juntos todos los días.

En cada ocasión, la app propone ir juntas a las dos personas compatibles más cercanas.
Puede que ya se conozcan, de ir juntas otras veces. Pero si no, la app las presenta cuando falta un minuto para que el conductor (que va con asientos libres) pase por donde está listo para recoger el pasajero (que va en la misma dirección).

Como el coche puede ir recogiendo y dejando pasajeros por el camino, muchas más personas resultan compatibles. A diferencia del “carpooling” tradicional, para ir juntos al trabajo ya no hace falta ser vecinos y compañeros a la vez. Basta con tener en común un tramo del viaje en la misma dirección.

Y, al dividir equitativamente los gastos del viaje entre varios, se alcanzan ahorros del 50 al 75%. Cuantos más van juntos, más ahorran todos.

¿A quién va dirigido vuestro producto o servicio?

Nos centramos en los viajes que se producen en la hora punta de la ciudad.
Al ir tanta gente a la vez al trabajo (o a estudiar), y de vuelta a casa; resulta muy fácil encontrar grupos de dos o más personas que van en la misma dirección, y pueden compartir sus viajes en un solo coche.

En principio, la app la utilizan directamente los propios trabajadores o estudiantes.

Pero también colaboramos con sus empresas o centros educativos, integrando nuestra plataforma para compartir coche dentro de sus Planes de Transporte Sostenible al Trabajo.

Háblanos del equipo ¿Qué os motiva y cómo eran vuestros viajes antes?

La idea surgió de un grupo de compañeros de trabajo, cuando nuestra empresa se mudó a las afueras, y tuvimos que empezar a ir cada día a las Tablas (en Madrid). Nos dimos cuenta de que, yendo cada uno en su propio coche (para no perder dos horas al día en transporte público), además de gastar mucho más dinero, teníamos problemas para aparcar, y sufríamos atascos de tráfico a diario.

Algunos, (que nos conocíamos desde hacía años), comenzamos a compartir los viajes en coche al trabajo. Y luego buscamos la forma de facilitar a mucha más gente que pudieran hacer lo mismo, con una app en el móvil.

¿Qué premios o apoyos habéis recibido?

  • Nuestro principal apoyo son las 1.300 las personas (en Agosto de 2020 y creciendo) que buscaban una solución mejor para ir al trabajo, nos han encontrado en Internet (o por redes sociales, o amigos), y se han apuntado para compartir sus viajes en coche con nuestra app.
    Les damos las gracias por seguirse apuntado, a pesar del respeto que nos impone a todos el coronavirus.
  • Ganamos el Premio Plantación al reto El Futuro de Nuestras Ciudades de UnLTD Spain, en 2018.
  • Quedamos en cuarto puesto en el Concurso Emprendedores de IEBS School, en 2017.
  • La Aceleradora de Proyectos de Alto Potencial del Ayuntamiento de Madrid acogió nuestro proyecto en el Vivero de Carabanchel, en 2017.
  •  Los madrileños votaron la app DedoCar entre las mejores Propuestas de Acciones de Economía Social en Decide Madrid, en 2017.

¿Dónde os veis en 5 años?

Esperamos estar prestando servicio en las principales ciudades del mundo, porque hayamos demostrado a muchas personas lo fácil que resulta compartir coche en sus viajes al trabajo con esta app, y los beneficios (individuales y colectivos) que consiguen.

Los millones de personas que usarán la app, evitarán tantas emisiones de CO2 (hasta un millón de toneladas al año por cada gran ciudad), que no solo reducirán la contaminación del aire en sus ciudades, sino que incluso ayudarán a mitigar el cambio climático.

¿Cómo pensáis conseguir la inversión para crecer?

Aunque creemos que el servicio que prestamos tiene mucho potencial, no nos gusta el modelo de crecimiento de los “unicornios” de Silicon Valley (basado en rondas de inversión millonarias). Porque acaba poniendo lo que era un buen proyecto, en manos de personas que tienen mucho dinero y se quieren hacer aún más ricas, a costa de cobrar mayores tasas a los usuarios.

Preferimos el modelo del “camello”, que aguanta estoicamente las épocas de escasez, con solo el gasto imprescindible y a base del trabajo de los fundadores.
Cuando consideremos que es el momento de invertir en publicidad para disparar el crecimiento, y alcanzar la masa crítica de usuarios que requieren las plataformas digitales de economía colaborativa, haremos campañas de microfinanciación (crowdfunding), para pedir ayuda a la gente que nos importa: Las personas interesadas en que DedoCar funcione en su ciudad.
Esperamos serles tan útiles, que se corra la voz rápidamente.

¿Cómo veis vuestro vertical del sector de la movilidad en Europa?

Cada vez hay mayor concienciación social por los problemas de movilidad y por el medio ambiente. Hay una búsqueda constante de soluciones para aumentar la eficiencia y la sostenibilidad del transporte urbano.

Esperamos que nuestros políticos aprendan a distinguir cuáles son las soluciones eficaces y basadas en innovación tecnológica. En vez de seguir fijando objetivos utópicos (basados más en ideologías, que en posibilidades técnicas), y de copiarse unos a otros las mismas soluciones anticuadas (como obligar a la gente que tire su coche a la chatarra, y vaya al trabajo en bicicleta).  Que distingan las soluciones de movilidad que verdaderamente sirven a la mayoría de los ciudadanos (que solo adoptarán voluntariamente las que sean más convenientes para ellos), y que nos permitirán a todos acercarnos de verdad a donde queremos llegar: Unas ciudades donde la gente viva mejor.

¿Cómo creéis que vuestro proyecto puede contribuir a cambiar la forma en que nos movemos o interactuamos con el transporte?

La app DedoCar ofrece a la gente dos nuevas formas de moverse por la ciudad; que son más eficaces, económicas y sostenibles:

  • Puedes ser el conductor que comparte sus asientos libres de camino al trabajo (y recupera buena parte de sus gastos de desplazamiento)
  • O puedes ser el que va de pasajero en el coche de otro (y disfruta de la comodidad y rapidez de un coche “con chofer”, a precio de autobús)

Al compartir los viajes en coche:

  • Los trabajadores ahorran gastos.
  • Las empresas se libran de problemas de aparcamiento y de acceso a los centros de trabajo.
  • Las ciudades se libran de las congestiones de tráfico en hora punta, y de mucha contaminación.

Nombra 1 o 2 startups o empresas que os inspiran y porqué.

BlablaCar lo ha hecho genial en toda Europa, en cuanto a demostrar que se puede crear la confianza entre extraños para compartir un coche (en viajes interurbanos de fin de semana). Nuestro reto es conseguir lo mismo en otro tipo de viajes: Para ir al trabajo cada día.

Los servicios UberPop y UberPool, de Uber, también son buenos ejemplos de Economía Colaborativa porque, en momentos en que en las grandes ciudades había fuertes picos en la demanda del transporte de personas, fueron capaces de movilizar los activos infrautilizados de mucha gente (sus coches particulares, que permanecían aparcados casi todo el día). Y también demostraron que, con un poco de tecnología, la misma carrera de un taxi podía ser compartida por más de un pasajero.